jueves, 22 de enero de 2009

- María Muñoz, organizadora de la concentración de Valencia: “la gente piensa que nos toca morirnos aguantando”

Es una emprendedora, una mujer de coraje, que siempre ofrece soluciones y nunca plantea problemas. María Muñoz es la que tuvo, junto con su esposo José Vicente, la idea de organizar la concentración de Valencia el próximo sábado, la que lo planteó. Han trabajado duro, de firme, con profesionalidad y ahora tienen nuevas preocupaciones: qué tiempo hará el sábado. La gente responderá masivamente y, en cualquier caso, para nosotros, lo importante es la lucha, no el éxito.

- ¿Qué te llevó a proponer y a organizar la concentración de Valencia?
- No pude estar en la del 23 de noviembre por una gripe, y aquello me dejó mal sabor. Como sé que en Valencia hay mucha gente que quiere protestar, que quería estar en Madrid y no pudo, pensamos que había que organizarla. Era injusto no haber estado el 23 de noviembre, teníamos que desquitarnos. Y aquí estamos en la recta final.

- ¿Cómo habéis encontrado el ambiente en la calle?
- Hay un buen caldo de cultivo para la rebelión de las clases medias. La gente está muy quemada con todos los políticos y con los sindicatos, que se quedan con el 20% del Fogasa, con expropiaciones, con el paro. La gente necesitaba dar su opinión de alguna manera y es lo que nos están transmitiendo.

- ¿Cuáles son los problemas de la economía real?

- En Valencia, sobre todo, el índice de paro. Luego a la gente que vive en la huerta se la está expropiando a saco. Mucho desánimo. La gente piensa que no se puede hacer nada. Que nos toca morirnos y aguantarnos con esto.

- ¿Puede decirse que la sociedad está adormecida o no?

- Está aborregada, atada al pilón. Convencidos de que no pueden hacer absolutamente nada. Dicen: a ver si sirve para algo, no va a servir de nada. Les han convencido de que uno nace y muere con esta gentuza expoliadora.
Gracias, María, por tu esfuerzo, por tu iniciativa y por tu ejemplo, que será fundamental para la extensión de la rebelión.
Enrique de Diego

1 comentario:

Nacho dijo...

Pues si, ya llevamos varios años que están las clases medias ahogadas en cemento, ladrillo, hipoteca e impuestos. No es que estén dormidos, es que no levantan cabeza para tirar adelante, criar a los suyos y mantener a los subvencionados y demás caraduras del sistema.

Ánimo y un abrazo...las ideas irán calando.